PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL...

25 de agosto de 2009

La Lobotomía o la Destrucción de la Personalidad (II)

"El Infierno está empedrado de buenas intenciones"  S. Bernardo de Clairvaux  [Abad Cisterciense, S.XI]

En un artículo anterior comenzábamos a tratar la temática de la lobotomía, una forma de psicocirugía con unos antecedentes históricos tan remotos como la propia existencia del ser humano, desde las trepanaciones practicadas en distintas culturas por motivaciones mágico-religiosas, hasta los inicios de la moderna cirugía del cerebro.Vamos a continuar aquí con el discurrir histórico de los procedimientos lobotomizadores y sus innegables excesos.

Comentábamos como el neurólogo portugués Egas Moniz había intentado tratar los trastornos de tipo psicótico, acompañados de obsesiones y delirios, por medio de una intervención neuroquirúrgica que seccionaba distintas fibras nerviosas que conectan el lóbulo frontal con el resto del cerebro. La técnica surgía de la hipótesis que presuponía que las ideas delirantes y sus pensamientos recurrentes dominaban al resto de procesos psicológicos. En su parecer, este tipo de cogniciones repetitivas debían tener como base cerebral unos circuitos neurales cuya destrucción eliminaría dichos síntomas. En esos años la ciencia desconocía, en gran medida, la función de los lóbulos frontales pero se presuponía pudieran estar implicados en el funcionamiento de la inteligencia o la misma esencia de la personalidad.

Por la misma época, se desarrollaría una nueva variante del procedimiento (Fiamberti, 1936) la leucotomía transorbital con lo que se evitaba la necesidad de practicar una craneotomía (abertura del cráneo para acceder al cerebro) al introducir a través de la pared orbital un instrumento llamado leucotomo (una aguja hueca con un estilete de cuyo extremo surgía un asa cortante)


LA ERA del DR. FREEMAN (El Lobotomista...)

También en el año 1936, y fuertemente impactado por las nuevas técnicas de Egas Moniz, el neuropsiquiatra americano Walter Freeman junto con el neurocirujano James Watts perfeccionaron la leucotomía transorbitaria, introduciendo esta nueva técnica psicoquirúrgica en Estados Unidos para el tratamiento de trastornos mentales calificados de "incurables"

Este nuevo visionario reformuló la teoría neuropsicológica de Moniz , argumentando que las alteraciones conductuales ligadas al trastorno mental (de cualquier tipo) se debían a la influencia del tálamo sobre la corteza prefrontal, por lo que la intervención psicoquirúrgica debería destruir las conexiones entre ambas estructuras cerebrales.Según la gravedad del caso a tratar, se destruirían un mayor o menor número de fibras nerviosas. Para Freeman lo decisivo parecía ser el el aislamiento del mismo lóbulo frontal, por lo que sustituyó el término leucotomía por uno nuevo y más preciso…la lobotomía.

El doctor Freeman inventó en 1945 una nueva técnica más rápida y sencilla la denominada lobotomía del picahielo -Ice pick lobotomy- pues en lugar de un leucotomo (que precisaba de una cirugía trepanadora) utilizó una herramienta común para romper el hielo…
¡un auténtico picahielos modificado! que bajo anestesia local era introducido con ayuda de un pequeño martillo a través del párpado y accediendo así directamente al lóbulo frontal del paciente en un solo paso. Una de sus peculiaridades es que se trataba de una cirugía ciega, pues el ejecutor nunca veía lo que estaba haciendo y se limitaba a mover el instrumento cortante dentro del cerebro con la intención de seccionar las fibras nerviosas que aislaran el lóbulo frontal. Esta nueva variante llevaría unos pocos minutos y no precisaría del internamiento previo en un hospital, pasando a convertirse en una técnica de tipo ambulatorio de bajo coste (unos pocos cientos de dólares).


Todo lo anterior, contribuyó en gran medida a que el procedimiento se expandiera por todo el país iniciándose una verdadera epidemia de lobotomizaciones. Se calcula que se llegaron a realizar, entre los años 1936 y 1950, unas 20.000 intervenciones de este tipo. En un primer momento, su cirugía se practicó en el entorno de instituciones psiquiátricas (manicomios) pero terminó desembocando en una verdadera locura para locos (permítaseme el juego de palabras) y siendo utilizada como un verdadero método de control de cualquier "comportamiento indeseable". Freeman viajó a lo largo de todo Estados Unidos extendiendo su técnica y formando a otros facultativos para ejercerla en un tiempo muy breve y sin necesitar para ello que fueran neurocirujanos (al igual que no lo era el mismo).

La lobotomía se extendió también por otros países en aquellos años y en muchos casos, especialmente en Japón, la mayoría de los pacientes intervenidos fueron niños que presentaban únicamente problemas de comportamiento o un mal desempeño escolar. Se llegó a dar incluso una verdadera caza de brujas con la petición de la lobotomía para familiares difíciles o con problemas de adaptación social.


EL FIN de LA PESADILLA

Las primeras voces de alarma ante tales abusos comenzaron desde la propia comunidad psiquiátrica (y de forma muy especial en el caso de los psicoanalistas a los que el propio Freeman denostaba) criticando muy duramente este tipo de intervenciones.

Por otro lado, las objeciones de tipo ético y deontológico se iban acumulando a causa de los daños irreversibles del cerebro, y también a causa de los informes de graves efectos colaterales de la cirugía sobre la personalidad y la vida emocional de los pacientes. La evidencias científicas de los supuestos beneficios de la lobotomía eran casi inexistentes. En el mejor de los casos el procedimiento no producía de forma aparente ninguna mejoría, y en los peores casos se producía un agravamiento de los síntomas y complicaciones postoperatorias (hemorragias, hemiparesia o debilidad en un lado del cuerpo, así como convulsiones y pérdida del control esfinteriano) así como una verdadera destrucción de la personalidad previa. Algunos pacientes ya nunca volverían a ser los mismos tras la ser sometidos a la lobotomía.


Todo lo anterior fue avalado en En los Estados Unidos a través de la realización de un importante estudio objetivo de evaluación y seguimiento (El Estudio Columbia-Greystone, 1947) que evidenció la falta de pruebas sólidas sobre los efectos positivos o beneficiosos de las lobotomías.
Además, a todo ello se sumó la aparición de nuevos fármacos antipsicóticos (los llamados neurolépticos) que en la década de los 50 fueron promocionados como una nueva forma de lobotomía química.

No obstante, y para no hacer del doctor Freeman una especie de monstruo poco menos que inhumano, es justo y conveniente decir en su defensa que siempre pareció preocuparse por el bienestar de sus pacientes, a los que se ocupó de seguir durante décadas y por sus propios medios, a lo largo del todo el país registrando su evolución.
Quizás todo esto pudiera explicarse por un residual complejo de culpabilidad, o simplemente, porque nunca dejó de ser un médico preocupado por aliviar los terribles síntomas y sufrimientos de sus pacientes, pero eso sí, terriblemente equivocado en sus planteamientos y en su proceder (algo que no deja de recordar al trágico y literario caso del Dr. Viktor Frankestein).


Walter Freeman realizó alrededor de 3.500 lobotomías a lo largo de 23 Estados Norteamericanos y parece que nunca llegó a renegar de la bondad de su método. Murió de cáncer el 31 de mayo de 1972, a la edad de 76 años, y totalmente desacreditado por la comunidad científica.

Desde la década de los años 30 hasta finales de la década del 70 se llegaron a practicar cerca de ¡¡100.000!! lobotomizaciones en todo el mundo.

¡ADVERTENCIA!...Algunas imágenes contenidas en estos vídeos pueden herir la sensibilidad.

"LOS INICIOS de LA LOBOTOMÍA" [Vídeo 16 Minutos]:






"EL LOBOTOMISTA" [Vídeo 8 Minutos]





"LOBOTOMÍAS en SERIE" [Vídeo de 19 Minutos]











SEGUIR LEYENDO...

10 de agosto de 2009

La Lobotomía o la Destrucción de la Personalidad (I)

"Es malo porque es excesivo"
[Sta. Teresa de Jesús (Mística S. XVI)]


ANTECEDENTES


El ser humano ya desde la prehistoria ha intentado modificar sus estados mentales, ya sea a través de la ingesta de variados tipos de alcohol o bien por el uso de distintas plantas psicoactivas. Pero estos intentos de nuestra especie por alterar la conciencia no han sido los únicos, llegando incluso a experimentar con rudimentarios procesos quirúrgicos para modificar la mente y la conducta.Hacia el año 3500 AC aparecen las primeras trepanaciones (perforación del cráneo) realizadas por motivaciones mágico-religiosas.

Siglos más tarde, y ya en plena Edad Media, fueron variados los procedimientos quirúrgicos de carácter aberrante efectuados sobre supuestos "poseídos o endemoniados". La trepanación era realizada sin asepsia ni anestesia y según las creencias o tópicos de la época.



HISTORIA de LA LOBOTOMÍA

Durante la década 1890-1900 varias observaciones clínicas mostraron que los lóbulos frontales parecían estar implicados en la modulación emocional de los primates superiores. Así, el científico alemán Friederich Golz practicó distintas extirpaciones o ablaciones del lóbulo temporal en perros, informando que ello convertía a los animales en criaturas más mansas y tranquilas.

Inspirándose en estos descubrimientos, el psiquiatra suizo Gottlieb Burkhardt como médico-supervisor de un psiquiátrico en Suiza, realizará en el año 1891 distintas operaciones para extirpar partes de la corteza frontal de seis pacientes esquizofrénicos que padecían de agitación y alucinaciones. Alguno de estos pacientes presentaron supuestas mejorías, pero el resto sufrió convulsiones y uno llegó incluso a morir como consecuencia de la intervención.

La situación cambió de nuevo cuando varios laboratorios de experimentación en los EE.UU. empezaron a hacer sorprendentes descubrimientos sobre el papel de la corteza frontal y temporal en el control de la conducta emocional y la agresividad. En la Universidad de Yale, en 1935, los científicos Jacobsen y Fulton extirparon distintas partes de los lóbulos cerebrales (lobectomía) de varios chimpancés. Una vez más (al igual que había ocurrido en el caso de los perros), apareció una disminución en la conducta agresiva.

Esta primera demostración científica de cómo la resección del lóbulo frontal transformaba las conductas violentas y ansiosas en otras más apacibles, influiría enormemente en el neuropsiquiatra portugués Egas Moniz quien tuvo la idea de realizar una operación similar para aliviar síntomas mentales graves en algunas formas de psicosis intratables. Moniz sabía que ciertas psicosis (como la paranoia y los trastornos obsesivos-compulsivos) implican pautas de pensamiento recurrentes que terminan por dominar al resto de procesos psicológicos normales. En un desesperado intento de aliviar el sufrimiento de estos enfermos, ideó un nuevo tipo de psicocirugía que consistía en seccionar las fibras nerviosas que conectan el lóbulo frontal al resto del cerebro.

A este tipo de intervención se la denomina leucotomía del griego leuko (materia blanca del cerebro) y tome (corte). Hoy es bien conocido que este procedimiento produce grandes cambios en la personalidad del paciente, véase sino el caso (ya tratado en este blog) de Phineas Gage y la destrucción accidental de parte de su lóbulo frontal.


La primera leucotomía humana fue realizada por António Egas Moniz en 1936, trabajo que le supuso ganar el Premio Nobel de Medicina en el año 1949. Para este galardón ya había sido propuesto en 1930 por haber sido el inventor del primer procedimiento para utilizar los Rayos X en la visualización del cerebro, la denominada técnicamente angiografía cerebral.

Moniz, informó que los resultados de sus intervenciones fueron positivos en varios de sus pacientes psicóticos, presentando una mejoría general en sus síntomas. En otros pacientes, sin embargo, la operación parece que no tuvo el mismo éxito y Moniz fue prudente al proponer que la leucotomía sólo debería utilizarse en casos psiquiátricos extremos y desesperados.

En 1936, distintos centros quirúrgicos de todo el mundo comenzaban a probar la 'prometedora ' piscocirugía como una nueva forma de tratar los problemas mentales.


"SOBRE EGAS MONIZ y LA PSICOCIRUGÍA
"
[ Vídeo de 7 Minutos]

SEGUIR LEYENDO...

* ÚLTIMOS COMENTARIOS en el BLOG:

> PARA RECOMENDAR o COMPARTIR...

...PSICOLOGÍA y DAÑO CEREBRAL...

...¡Haz Click Aquí!...

> PARA ENLAZAR este BLOG *

> PARA ENLAZAR este BLOG *
* COPIA este CÓDIGO, si deseas mostrarme en tu WEB / BLOG:

> HAZTE SEGUIDOR de este BLOG AQUÍ...

> SÍGUEME también en FACEBOOK...

> SÍGUEME también en TWITTER... @psicologiavital

* Este Blog está Registrado en...

* QR-Code del Blog:

* QR-Code del Blog:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...